Skip links

3 herramientas para ponerte a escribir

Tener que sentarme a escribir actualmente me resulta demasiado pesado. Siempre pienso en otras cosas que tengo que hacer y que creo que tienen prioridad. O, en el peor de los casos, solo quiero echarme a dormir. Es por eso que hoy vengo a presentarte 3 herramientas que me ayudan a mí a ponerme a escribir (y que espero que te puedan ayudar a ti también).

Cuando falta la motivación y la casa está patas arriba, siempre encontramos algo mucho mejor que hacer antes de sentarnos a escribir. Aunque a veces no lo parezca, siempre que pongamos otra cosa en el lugar de la escritura, estamos procrastinando. En mi caso, no puedo sentarme a escribir si la cocina no está más o menos en orden (el resto de la casa puede estar hecho un desastre, pero la cocina no, por favor). No puedo darte una explicación a este fenómeno, pero es así. Por eso uno de mis primeros To Do’s en las mañanas es poner algo de orden en la cocina. De esta manera puedo sobrellevar en condiciones el día. Y si una vez resuelto el primer problema todavía me cuesta sentarme a escribir, tengo dos ases en la manga que me ayudan a ello (2+1 ases en la manga, la verdad).

¿Quieres saber cuáles son mis 3 herramientas básicas para ponerme a escribir?

Forest

Forest App

Supongo que conoces la técnica pomodoro. Con la aplicación Forest puedes adaptar esta técnica al tiempo que tengas. Por cada periodo de tiempo, plantas un árbol en tu bosque virtual. Durante ese tiempo, tu árbol crecerá y si abandonas la aplicación, morirá (y no quieres que tu árbol muera, ¿verdad?). Puedes utilizar etiquetas para diferenciar cada actividadB Así puedes saber qué árboles has plantado con cada una de ellas. Puedes hacer un control semanal o mensual para ver cómo has ido plantando tu bosque. También puedes plantar diferentes tipos de árboles, arbustos y flores. A mí, personalmente, me gusta utilizarlo con rangos de tiempo de entre 15 y 30 minutos. Así me suele resultar más práctico (y ahora con la beba en casa ni suelo pasar del rango de los 15 minutos) y me cunde más el tiempo.

Spotify

Spotify

¡Todo el mundo conoce Spotify! Tengo que reconocer que yo no podría vivir sin ella. En mi caso, poseo Spotify Premium desde hace varios años y no hay mes que no me merezca la pena. Soy una persona con banda sonora, lo siento. Y es por eso que suelo ayudarme con cada una de mis historias creando listas de reproducción con canciones que pasen con la historia en sí o con sus personajes. Cada vez que quiero sentarme a escribir, me pongo antes la lista de reproducción para motivarme. E incluso cuando me siento muy valiente, utilizo alguna lista de música ambiental para ponerme a escribir (aunque he de reconocer que en los últimos años he aprendido a amar el silencio a la hora de escribir).

Scrivener

Scrivener

Soy una persona muy visual (es lo que tiene ser diseñadora) y me suelo guiar mucho por las apariencias (a veces mucho más de lo que me gustaría, sobre todo en lo que a productos electrónicos se refiere, páginas web y/o productos y servicios). Cuando utilicé Scrivener por primera vez, me decidí a no comprarlo después de tres días del mes de prueba. A nivel visual me pareció terrible y fui incapaz de entenderlo porque no me parecía intuitivo. Además, la página web me parecía sumamente grotesca. Así que me olvidé de él durante varios años y seguí trabajando en Word.

Con la llegada de Scrivener 3.0 decidí darle una nueva oportunidad (no te voy a mentir, fue gracias al descuento que ofrecían al ganar el NaNoWriMo y al ver que habían rediseñado por completo la página web). Al contrario que la primera vez, a los tres días de haber descargado el mes de prueba, ya quise comprarlo. El programa en sí había mejorado de forma visual, todo era mucho más intuitivo y fácil y mucho más fluido. Hasta el día de hoy es el programa que utilizo para escribir porque me permite tener todo lo que pertenece a una historia, guardado en un único documento (¡Adiós a decenas de documentos de Word por cada pequeño detalle de la historia!).

 

Cada escritor tiene sus manías, al igual que cada uno tiene sus costumbres. ¿Eres de té o de café? ¿De los que suelen picar algo mientras escribe o de los que no se puede concentrar en comer y escribir al mismo tiempo? ¿De los que le encanta escribir con música y no se distrae o de los que necesita el silencio?

Hay tantas diferencias como colores en el mundo. Por eso, en este artículo, te he presentado de manera exprés 3 de las herramientas más básicas que me ayudan a mí a ponerme a escribir en mi día a día. Si quieres seguir leyendo otros artículos sobre escritura, no dudes en pasarte por aquí, donde te hablo sobre planificación y por qué no debes llevarle la contraria o por este otro donde te cuento un poco sobre cómo creo que es vivir dentro de tu propio mundo como escritor.

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

¡Tengo un montón de contenido exclusivo para ti!

¿Quieres recibir en tu bandeja de entrada mi checklist para una web correcta? Me gustaría tener tu permiso para mandarte un artículo privado y especial una vez al mes y hacerte llegar todo el contenido gratuito y exclusivo que quiero diseñar especialmente para ti. ¡Prometo no mandarte publicidad desagradable! ¿Te he convencido?

Por favor, selecciona la opción con la que quieres que me ponga en contacto contigo:

Puedes anular tu suscripción en cualquier momento haciendo click en el enlace en la parte inferior de mis correos.

Leave a comment