Skip links

Creando tu marca de escritora III – Crear tu página web profesional

crear tu página web profesional

Crear una página web profesional no es tan complicado como puede parecer a primera vista. El primer camino y el que más te recomiendo en caso de que puedas permitírtelo es que contrates a un profesional. En caso contrario, hoy quiero dedicarle este artículo al diseño de tu página web de escritora. Hasta ahora ya hemos hablado del logotipo y de presentarte en internet. Sigue leyendo para la tercera entrega de la trilogía.

En realidad, que un profesional te cree una página web no siempre tiene que costarte varios miles de euros. Las posibilidades empiezan por poco dinero. Pero, en este caso siempre me gusta ir con una advertencia por delante: infórmate bien sobre qué ofrece y qué no el profesional que trabajará contigo y qué vas a recibir a cambio de tu dinero.

Y en caso de que quieras tú misma ponerte manos a la obra, sigue leyendo. Hoy te traigo algunos temas que podrían resultarte interesantes.

 

Los gastos previos a tu página web

Cuando digo que, si tienes el tiempo y las ganas y necesitas ahorrarte el dinero puedes hacer tu página web de escritora tú misma, no me refiero a que el gasto final será de 0€.

Antes siquiera de instalar WordPress debes de hacerte con un dominio y un hosting. Hoy estamos hablando de crear una página web profesional y para ello necesitarás presentarte de forma… bueno, profesional.

Con WordPress.com también tienes la posibilidad de crear tu página web de forma gratuita, pero estarás utilizando una de sus variantes con enlace añadido. Esto quiere decir que tu URL se verá así: www.tunombre.wordpress.com. Y eso no es lo que queremos, ¿verdad?

Para evitar el tener que migrar tu web o comenzar desde cero más adelante, te recomiendo que pagues por un dominio y hosting desde el principio. Puedes tener estos paquetes por muy poco dinero al año dependiendo de con quién quieras trabajar y qué te convenga más.

Desde el 2016 yo solo trabajo con One.com*, por eso no puedo recomendarte más que lo que yo misma conozco. Jamás te recomendaría algo con lo que no estoy satisfecha, así que no dudes en echarle un ojo si tienes interés.

Una vez aclarado este punto, tenemos el posible gastos número 2: tener una plantilla (o Theme) de pago para WordPress.

Existen muchas (muchísimas) plantillas gratuitas que podrás utilizar para diseñar tu página web profesional. ¿Cuál es entonces el problema de tener una? Lo primero es que suelen ser muy limitadas a la hora de ser creativa. Muchas veces he tenido el problema de que mis diseños tenían que adaptarse a la plantilla y no al revés, como debería de ser lo correcto.

Si ya tienes un logotipo diseñado necesitarás que tu plantilla se adapte a ti. Aquí te recomendaría utilizar una de pago.

 

¿Quieres contratar a un profesional? Qué tener en cuenta

Trabajar con un profesional también puede ser un quebradero de cabeza. Hay que mantenerse en contacto y la comunicación debería de ser transparente por ambas partes.

Asegúrate de saber muy bien qué vas a recibir a cambio de tu dinero. No siempre vas a recibir mejores cosas por pagar más, pero tampoco esperes demasiado por poco dinero. Hablar con tu diseñador y hacerle todas las preguntas que te surjan no debería generar ninguna situación incómoda.

Siempre que trabajes con un profesional no dudes en preguntarle por las fechas del proyecto. A veces los diseñadores web también tienen lista de espera y todo el proyecto funcionará mejor si se comunican las fechas para ambas partes de forma clara.

Pregúntale cómo prefiere que te comuniques con él o ella. ¿Una llamada? ¿Por correo electrónico? ¿O prefiere la mensajería instantánea?

Cumple los plazos de entrega. No creas que no vas a tener deberes. Tendrás que escribir tus textos, buscar las fotografías adecuadas tuyas o mandar algunas páginas que te gusten o inspiren.

Cada vez que una parte no los cumpla, el proyecto se irá retrasando conforme el profesional vaya teniendo vacantes de tiempo.

Te pongo un ejemplo práctico.

Ahora no dispongo de lista de espera. Una vez se ha cerrado el acuerdo con el cliente y se haya pagado el 50% del total, pido que se me entregue el material necesario hasta una fecha concreta y trazamos el plan con las fechas importantes. Ponemos otra fecha para la entrega de los textos que irán en la web. Entonces comienzo a diseñar. Los meetings son online y la comunicación ha de ser por mail.

Todo lo que he descrito antes ha quedado en un párrafo condensado, ¿verdad?

 

Diseña tu web tú misma: trabajar en WordPress

Pero aquí estamos para otra cosa. Te he contado un montón sobre profesionales. Pero tú te has liado la manta a la cabeza y quieres hacerlo por tu cuenta.

Sin problema.

Doy por hecho que ya tienes tu dominio y tu hosting y que has instalado WordPress. Vamos, que estás lista para ponerte a trabajar.

La interfaz de WordPress es bastante sencilla y muy intuitiva para el usuario. Incluso aunque no se tenga idea de nada. En la barra lateral izquierda tienes todas las funciones que más vas a necesitar: entradas, medios, páginas, apariencia, plugins y ajustes.

  • En entradas crearás los artículos para tu blog en caso de que quieras tener uno.
  • En páginas, las páginas estáticas que conformarán la web (como “Sobre mí» o «Servicios”, por ejemplo).
  • En medios podrás ver las imágenes o archivos PDF que hayas subido a tu web.
  • En apariencia podrás cambiar el tema de tu página o personalizar el menú o los widgets.
  • En la pestaña plugins podrás descargar una serie de complementos que te ayudarán al diseño de tu página y podrán conferirle funciones puntuales.
  • En ajustes podrás hacer una serie de cambios que tienen que ver con lo que no se ve de la página (zona horaria, mail de contacto, los enlaces permanentes y más).

Antes de ponerte manos a la obra coge lápiz y papel y anota las páginas que quieres tener en tu web. En este artículo te hablo sobre 4 páginas imprescindibles para tu página web de escritora. Recuerda que en la navegación no deben de haber más de 7 elementos. Si consigues que solo sean 5, mejor. Todo lo que no tenga que estar a primer golpe de vista puedes pasarlo a la segunda capa del menú.

¡Seguimos!

crear tu página web profesional wordpress

El uso de plantillas gratuitas

Más arriba te hablé un poco sobre las limitaciones de un tema gratuito. A pesar de ello, hay páginas web de escritoras que funcionan de maravilla (y muchos años ya) utilizando una plantilla gratuita de WordPress.

Pero si no quieres decantarte por esta solución, entonces puedes darte una vuelta por ThemeForest en busca de algún tema que te guste o, al menos, un poco de inspiración.

Yo trabajo desde el 2016 con el tema Ave. Y, aunque podría recomendártelo, en este caso te voy a decir que mejor no lo compres. Es muy sencillo de usar y para mí sigue siendo un as.

Pero tú estás aquí porque quieres aprender diseño web fácil para crear tu página web profesional, ¿verdad? Entonces déjame que te recomiende otra cosa.

Lo que necesitas es una plantilla que sea compatible con el uso del editor visual Elementor.

De seguro estarás pensando porqué te recomiendo hacer uso de algo que yo misma no utilizo. Muy fácil. En realidad, sí que lo uso. Y mucho. Pero ahora mismo no en mis propias páginas web.

Para mis clientes, por el contrario, sí. ¿Por qué? Porque es la forma en la que puedo facilitarles a ello el trabajo una vez entregado el proyecto.

Un editor visual te facilita y agiliza el trabajo a la hora de diseñar tu web. Lo que diferencia Elementor de otros editores es que su código es muy limpio y es compatible con muchos temas. Esto significa que, si en un año o dos decides cambiar el tema de tu web, no se habrá ido todo tu trabajo a la basura, incluso aunque tengas que hacer bastantes ajustes.

Así que antes de decidirte no dudes en probar algunos temas gratuitos y hacer pruebas.

 

7 cosas que deberías tener en cuenta en tu página web de escritora

Ya hemos visto bastantes cosas importantes, pero déjame que te deje aquí una lista con otras cosas que tampoco deberías perder de vista para tu página web de escritora.

Lo primero que me gustaría dejar claro aquí (y creo que es algo muy obvio) es que tenemos una regla escrita en letras grandes y de neón para que no pase desapercibido: lo de los blogs con cursores de mariposa, música de fondo y brillantina cayendo de la parte superior de la página ya no se lleva.

Te sorprenderías de la de veces que todavía me encuentro con webs súper recargadas de cosas innecesarias.

Bien, ahora que hemos dejado claro este punto, vamos al lío:

  1. Asegúrate de que tu logotipo puede verse a cualquier tamaño.
  2. Que tu navegación principal no tenga más de 7 puntos.
  3. Juega con el contraste entre colores suaves y más fuertes a través de la página.
  4. No te olvides de añadir un Call-To-Action.
  5. Trabaja con enlaces relativos y no con absolutos.
  6. También aquí funciona el “menos, es más».
  7. Analiza otras webs para aprender de ellas.

 

1. Tu logotipo tiene que poder leerse en cualquier tamaño

Ya lo hablamos en el primer artículo de la trilogía: un logotipo ha de ser legible, escalable, reproducible, distinguible y memorable. Y por ello se diseñan con Illustrator (u otro programa vectorial) y no con Photoshop.

Muchos temas tienen la opción de añadir diferentes imágenes para diferentes dispositivos con y sin retina. Utilízalos. De esta forma tu logotipo se mostrará de la mejor forma posible en cada uno de ellos.

 

2. No más de 7 puntos en tu navegación principal

Ya sabes: si pueden ser solo 5, mejor que mejor. Y si necesitas más puntos, trabaja con una segunda capa en la navegación. Analiza antes de ponerte a diseñar tu página web qué páginas necesitas bien visibles y cuáles pueden caer en una segunda capa.

Utilizando más de 7 puntos en tu navegación no solo estarás recargando demasiado tu web (y haciendo que quien la visite se sienta abrumado ante tanta información), sino que podría no mostrarse de forma adecuada en dispositivos más pequeños como una Tablet (antes del breakpoint, que son las medidas estándar en las que se diseña para cada dispositivo).

 

3. Juega con el contraste de colores

No utilices muchos colores oscuros, la gracia es intentar llamar la atención sobre lo más importante. Hace unos años estuvieron de moda las páginas con fondos oscuros y eran consideradas muy elegantes. A mí nunca me gustaron.

Si eres de las que, como yo, tiene todos sus dispositivos con el modo oscuro activo, puede que esta opción te llame la atención. Pero déjame aconsejarte no hacerlo. Los fondos muy oscuros con mucho texto por leer hacen que el ojo se canse mucho más rápido y se pierda la concentración. Por eso, lo mejor que puedes hacer es alternar entre fondos claros y oscuros, utilizando la segunda opción para resaltar contenido importante o que te interese.

 

4. Añade un Call-To-Action a tu web

Esto puede parecer una tontería, pero se olvida más a menudo de lo que parece. A mí misma me ha pasado haciendo el rediseño de mi página web y lo noté varias semanas después.

Llama a la acción para redirigir hacia tu blog, servicios o a la suscripción trabajando con el cambio entre fondos claros y oscuros y añadiendo un botón. En estos Call-To-Action no hace falta que utilices mucho texto o que expliques demasiado lo que tienen que hacer. La gracia es que se queden el tiempo necesario para leer lo que les pides y los dirijas al punto exacto para llevarlos a donde te interese.

 

5. Trabaja con enlaces relativos

Un enlace relativo es aquel que no utiliza la URL completa de tu dominio. Te pongo un ejemplo práctico con el de este artículo.

Enlace absoluto: www.maryltorres.com/crear-pagina-web-profesional/

Enlace relativo: /crear-web-profesional/

¿Has visto la diferencia? El enlace relativo solo utiliza lo que se encuentra después de la barra. ¿En qué te ayuda enlazar así las páginas y artículos en tu web? Si decides por cualquier motivo hacer un cambio de dominio y mudas toda tu web, no tendrás que cambiar cada uno de los enlaces de forma manual. WordPress es tan inteligente que, utilizando los enlaces relativos da por hecho que todo lo que haya delante de la barra es tu dominio actual, sea cual sea.

 

6. Aquí también vale el «menos, es más»

Quieres que tu web sea profesional, ¿verdad? Entonces no la recargues demasiado. Intenta encontrar la mezcla perfecta entre espacios en blanco, texto e imágenes. Además, recuerda que mientras más imágenes tenga que cargar el navegador, más tiempo tardará la web en ser mostrada. Si tarda más de 3 segundos en cargar, estarás perdiendo visitas.

¿Significa eso que entonces no puedo tener imágenes en mi web? ¡Para nada! Al contrario, las necesitas sí o sí.

Lo importante es tener la mezcla idónea entre imagen y texto y que las imágenes estén optimizadas para web. A ser posible siempre PNGs, en el tamaño correcto (nada de subir imágenes de 5000px de ancho para usar a 250px) y que estén por debajo de 1MB.

 

7. Analiza otras webs

Mientras más webs visitas con ojo analítico, más aprenderás. Ocurre lo mismo cuando lees libros de tu género. Puedes aprender qué hacer y qué no hacer, así que analiza otras webs siempre.

Analizar no significa copiar, ojo.

Estoy segura de que pasas un buen rato al día buscando cosas en internet: servicios, definiciones, datos varios. Cada vez que visites una de estas páginas, no tengas miedo en pasear un poco por ella, ver cómo está construida. Y si encuentras algo que te guste, guardarla como inspiración.

 

Una última cosa: tu web no ha de ser para siempre

Una de las cosas que más me sorprende son los clientes que dan por finalizada la página web una vez entregada. Esto lo he visto mucho más trabajando para publicitarias.

Se entrega el proyecto y ya está. La página está lista hasta el fin de los tiempos.

No seas como estos clientes, por favor. Tú eres escritora y cambias y evolucionas constantemente, ¿no? Entonces no tengas miedo de ir adaptando tu web poco a poco. Lo primero es que puede que tengas un blog. Ese blog deberá de ser alimentado con contenido nuevo cada cierto tiempo.

Puedes adaptar tus textos, imágenes o navegación conforme lo vayas necesitando. Acabas de publicar un libro nuevo y ahora necesitas una nueva landingpage de venta, por ejemplo. Esta página la tendrás que enlazar en algún lugar en tu web. ¡No tengas miedo de hacerlo!

Y, llegado el momento, tampoco tengas miedo de entregar tu página web de nuevo a un profesional para que te haga un rediseño. Los tiempos van cambiando y las páginas web llevan tanta tendencia en sus diseños como los bailes en TikTok o Instagram.

¿Tienes alguna pregunta concreta sobre el diseño de tu página web? No dudes en dejármela en los comentarios y te contestaré a ella con mucho gusto.

Si por el contrario lo que necesitas es que le eche un ojo a tu página web o que haga un rediseño de esta, no dudes en ponerte en contacto conmigo a través de mi correo electrónico. Juntas podremos ver qué necesita tu web y cómo podemos darle nueva vida.

 

*Enlace de afiliado de One.com

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

Y recibe mi checklist exclusiva para una web correcta

¡Entre otras muchas cosas! Te escribo una vez a la semana hablándote sobre más temas interesantes sobre diseño web y con todo lo que crea que podrá ayudarte en tu productividad personal.

¡Ya me olvidaba! Además, te llevarás varios regalos gratis exclusivos para mis suscriptoras. Una vez suscrita te llegará un correo de bienvenida con un enlace y una contraseña. En la página de Recursos VIP encontrarás todos tus regalos.

Sé que eres una escritora muy ocupada, por eso me esfuerzo en que cada una de las newsletter puedan ser leídas en solo 5 minutos.

Por favor, selecciona la opción con la que quieres que me ponga en contacto contigo:

Puedes anular tu suscripción en cualquier momento haciendo click en el enlace en la parte inferior de mis correos.

Deja tu comentario