Skip links

La capacidad de desconectar para conectar

desconectar para conectar

Desconectar para conectar suena a idea espiritual de mercadillo, ¿a que sí? Aunque yo en realidad vengo a transmitirte este mantra como escritora y emprendedora. Hoy vengo a hablarte de la capacidad de desconectar para conectar contigo misma y con tus proyectos. Y vengo a hablarte de ello porque yo misma me encuentro en una fase similar.

Hoy el artículo será cortito y, como ves, pertenece a la categoría de anécdotas de una escritora. Igual voy a quedarme en lo esencial porque creo que noviembre y diciembre son meses importantes para las que reiniciamos el año en enero, con el calendario anual.

¿Quieres venirte a hablar de objetivos y planificación para el año que viene? Entonces hazte tu bebida caliente favorita y, allá vamos.

Desconectar hoy en día

Antes de que me lo digas también: en realidad, desconectar del todo hoy en día no se puede. Y no se puede porque estamos permanentemente conectados. Y en muchos sentidos, además. Si quieres desconectar del todo me temo que vas a tener que deshacerte del móvil, el ordenador y el internet y vas a tener que irte a una isla desierta.

Pero no pretendo que te vayas a una. Aunque una vez vi una propuesta de trabajo en una isla escocesa que era un cementerio de monjes y me pilló en un momento en el que, si hubiese tenido el tiempo de aprender galés, me marchaba, pero pitando, para trabajar tranquila.

A ver, a lo que íbamos.

Desconectar hoy en día es algo complicado, lo sé. Pero tanto tú como yo sabemos que estar muy metida en nuestros proyectos no nos hace verlos con claridad a veces. Desconectar de ellos y de nuestros trabajos de emprendedoras (durante poco tiempo) nos ayuda a ver las cosas con perspectiva para poder analizar de cara al año que viene.

Porque recuerda que, si algo no funciona, debes cambiarlo.

Y para eso está el análisis de fin de año.

Aunque desconectar no es tan fácil hoy en día, bloquéate una mañana (o el tiempo que necesites) para analizar qué has hecho este año, qué ha salido bien y qué mal, mira los números y comienza a pensar qué quieres de cara al año que viene. ¿Cómo va a verse tu trayectoria profesional para el 2023?

Desconecta de tus proyectos para volver a conectar con ellos

Ya lo hemos dicho: tienes que desconectar de tus proyectos para verlos con perspectiva. Y, así, volver a conectar con ellos.

Para esto, mi consejo es que antes de tomarte esa mañana para analizar, intentes haber salido una semana o dos de cualquier proyecto. Mira que para el tiempo en el que pretender analizar y evaluar no tengas ningún lanzamiento de novela o producto. Tómate un tiempo de vivir tu vida sin escribir para el blog, la newsletter o lo que sea. No tienen que ser semanas si no lo necesitas, también pueden ser solo unos días.

La cuestión es que, cuando te sientes a analizar y a ver el siguiente año, lo hagas sin estar pensando en qué tienes que hacer todavía esta semana, o la que viene.

Creo que esto es mucho más importante si todavía estás comenzando o estás en tus primeros años como escritora emprendedora. A veces nos cuesta mucho salir de esta profesión y meternos en algo que a muchas se nos hace cuesta arriba cada año: la planificación anual y el ponernos objetivos.

La práctica hace al maestro, pero creo que uno de los mayores errores por los que una carrera no vaya como podría ir es no analizar. Porque si no lo hacemos, no sabemos qué está yendo mal o no está yendo tan bien como debería o podría.

Así que desconecta de tus proyectos durante unos días. Y hazlo pensando es que es solo para volver a conectar con ellos.

Ponte objetivos, pero nunca demasiados

Esto es algo en lo que siempre hago hincapié y que no a todo el mundo le gusta. Pero a mí me parece esencial para no perder el foco.

Ponte objetivos, pero que no sean demasiados. Esa lista de 100 objetivos para el año que comienza, descártala. Elige los que te resulten más importantes y divídelos en personales, con las redes y como escritora, por ejemplo.

¿Qué quieres conseguir como escritora? ¿Qué quieres conseguir con tus redes sociales? ¿Qué quieres conseguir con tu blog y con tu newsletter? ¿Qué quieres conseguir en tu vida privada?

Te puede parecer una tontería, pero un objetivo como escritora no lo vas a coger de la misma forma que uno de tu vida privada. Además de que no tendrán la misma envergadura ni la misma forma de ser realizado. Por eso, creo que una buena forma de saber cómo vas a realizar cada uno de ellos es dividirlos en estas “categorías» para saber cómo avanzar con cada uno.

Con los objetivos que más peso tengan puedes incluso hacerte un moodboard que podrás colgarte en la pared de tu despacho o la esquinita que siempre uses para trabajar. O guardártelo en una libreta. Pero siempre en un lugar de fácil acceso que puedas consultar cuando lo necesites.

Tu planificación para el 2023

Y, por supuesto, ponerse objetivos va de la mano de una correcta planificación para el año venidero. No te ayudará anotar que quieres conseguir 500 suscriptoras en tu lista de correo si no sabes cómo vas a llegar a más gente que se suscriba a la lista, ¿no?

Con cada uno de tus objetivos, sobre todo con los más grandes, tendrás que desmenuzarlos en objetivos más pequeños y tareas que harás para conseguirlos y llegar a ellos.

Da igual si quieres trabajarlos en una agenda o en un calendario anual de gran formato, la cuestión es que te tomes el tiempo necesario de trabajarlos para saber cómo conseguirlos.

Creo que este es el mayor problema por el que luego llegamos a fin de año y nos preguntamos por qué no hemos conseguido todo lo que nos habíamos propuesto. Tener un plan para cada uno de ellos te ayudará a llegar a la meta o, en su defecto, a rectificar o cambiar de trayectoria a lo largo del año.

A la hora de crear estos pequeños pasos también puede ayudarte una agenda digital, como la que te ofrezco yo aquí. En la agenda digital para escritoras emprendedoras encontrarás varias páginas dedicadas a tus objetivos con categorías para organizarlos y una hora de ruta mes a mes para que anotes cómo vas a conseguirlos. Además, recuerda que las páginas de una agenda digital pueden ser copiadas las veces que necesites para asegurarte de que tienes el espacio adecuado para cada uno de ellos.

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

Y recibe mi checklist exclusiva para una web correcta

¡Entre otras muchas cosas! Te escribo una vez a la semana hablándote sobre más temas interesantes sobre diseño web y con todo lo que crea que podrá ayudarte en tu productividad personal.

¡Ya me olvidaba! Además, te llevarás varios regalos gratis exclusivos para mis suscriptoras. Una vez suscrita te llegará un correo de bienvenida con un enlace y una contraseña. En la página de Recursos VIP encontrarás todos tus regalos.

Sé que eres una escritora muy ocupada, por eso me esfuerzo en que cada una de las newsletter puedan ser leídas en solo 5 minutos.

Deja aquí tu comentario