Skip links

Sláine y Kai: protagonistas de mi nueva novela con romance slow burn

Sláine y Kai protagonistas

Ponerle el punto y final a una novela escrita es un sentimiento que, a veces, no se puede describir. Hoy rompo un poco la temática del blog para hablarte sobre mi nuevo libro que saldrá publicado el 27 de octubre: Nuestra historia en la tormenta.

Y vengo a hablarte de los personajes protagonistas: Sláine y Kai.

Nuestra historia en la tormenta significa para mí, en muchos sentidos, un antes y un después en mi carrera literaria. Como escritora, persona y profesional.

Hoy te invito a conocerlos para ir adentrándote un poquito más en la historia. Ven con una taza de café (o cualquier otra bebida caliente o fría que prefieras), ponte cómoda y ¡bienvenida!

 

Escribir por primera vez un romance slow burn

Alguna que otra vez ya lo he comentado: yo soy mucho de historias dramáticas. Ya sabes, de esas que te exprimen hasta no aguantar más y de las que te hacen llorar de pura pena con los personajes. Siempre me han gustado. Siempre han sido mis favoritas.

Y cuando digo historias, me refiero a libros, películas, series y música.

Me gustan mucho las historias tristes y melancólicas que te cuentan realidades. Lo duro de la vida y eso.

Y, como me gusta leerlas, también me gusta escribirlas.

Pero, de repente: ¡bum! Me convertí en madre. Y ya es sabido que las hormonas hacen de una un trapo. Uno de esos con los que limpias el motor del coche y se quedan para tirar, no de los elegantes con los que se limpia la plata.

Cuando me senté a escribir por primera vez después del nacimiento de mi hija, llevé la historia de Sláine y Kai por donde ya me era conocido. Mucho drama, mucho dolor y el final tenía que ser triste y algo abierto. Porque esos son mis USP como escritora.

Pero, cuando comencé a escribirla, la historia no me encajaba. No era lo que debía ser.

Y no pude terminarla.

Cuando la retomé, la historia misma me dijo que olvidase todo lo que conocía sobre escribir y cómo había escrito historias hasta ese momento. Que me olvidase de todo y comenzase de nuevo.

Algo me había enseñado la maternidad: si el instinto te dice algo, síguelo, es lo correcto.

Y me puse manos a la obra para crear una novela con muchas situaciones difíciles, pero con una historia tan diferente a lo que había escrito hasta el momento que terminó marcando un antes y un después en mi vida. Tanto como persona, escritora y profesional.

 

Lo que significa este libro en mi vida

Como te confesé antes: una historia así no había escrito nunca.

Y era precisamente lo que necesitaba en el momento de escribirla.

Como escritora significó un hito importante, ya que me alejé bastante de mi zona de confort y escribí sobre algunas cosas sobre las que antes no me hubiese atrevido.

Como profesional significó un renacer. Un no tengo porqué amoldarme a lo que se dicte, quiero escribir las historias que yo misma quiero leer. Y fue una brisa muy fresca para una habitación que llevaba demasiado tiempo cerrada.

Como persona (y con mi recién estrenada maternidad) significó muchísimo más. Pero, sobre todo, que dejé de verme relegada al rol de madre y ama de casa. Que seguía siendo escritora, solo que mis tiempos habían pasado a ser mucho más lentos y mis procesos, más largos. Pero escribir la historia de Sláine y Kai me enseñó que podría conseguirlo igual: escribir y publicar libros siendo madre no era una tarea imposible.

Puede que un poco más complicada y con una necesaria planificación por adelantado, pero no imposible.

Así que, en el momento en el que le puse el punto y final al primer borrador supe que esta historia no podía quedarse en el cajón, llenándose de polvo.

No sabía (y sigo sin saber) si podría interesarle a alguien, si yo iba a ser capaz de hacer la promoción necesaria para vender algún par de ejemplares. Pero, en ese momento, me daba igual toda la parte de marketing o el trabajo posterior.

Lo que yo quería era publicar el libro. Porque, de esa forma, todo lo que significó para mí la historia ya no sería solo mío.

 

Sláine. Perfeccionista de la planificación

Sláine

Sláine Cavanagh acaba de graduarse de la universidad en la carrera de periodismo. Se vio obligada a marcharse de la capital (Dublín) a su pueblito natal una vez que sus planes no salieron como ella esperaba. Nada de graduarse de la universidad y conseguir un trabajo en un periódico de renombre en los próximos dos meses.

Una vez de vuelta en casa, el pasado comenzó a asfixiarla tanto que fue incapaz de soportarlo.

Y volvió a marcharse.

A un pueblo diminuto perdido en la costa alemana.

Hace tiempo que a Sláine no le gustan los pueblos pequeños porque la gente habla demasiado. Tampoco le gustan porque todo el mundo se conoce. Y ella odia estar en el punto de mira, ser el centro de atención y que la escuchen.

Toda una ironía siendo periodista, ¿no?

Sláine es callada, pensativa, introvertida y no le gusta la gente que siempre está de buen humor. Es más, piensa que algo muy gordo tienen para esconder.

Pero, en realidad, ella no siempre ha sido así. Hubo un tiempo en el que disfrutaba de la vida como la que más, en el que no hacía planes y solo era feliz. Y ese tiempo lo destrozaron poco a poco. Lo deconstruyeron para dejar a la vieja Sláine más desnuda que nunca.

Sus padres tienen una granja en su pueblo natal y su hermana Lucy siempre será su quebradero de cabeza número 1. De pequeña quiso tener un pony, pero cuando su padre le dijo que tendría que ocuparse sola de él y ella entendió cuánto trabajo tenían, se le pasaron las ganas.

Y tiene un gato negro sentado tatuado en la nuca que significa para ella más que muchas otras de sus decisiones en la vida.

 

Kai. El espíritu de la oveja negra

Kai

Si Kai pudiese ser un animal sería un gato, incluso aunque sea mucho más de perros.

Kai Koenig vive desde hace 8 años en Sigi, un pequeño pueblo costero alemán. Llegó allí por algunas circunstancias de la vida, pero al fin comprendió porqué era el lugar favorito de su tía Anna.

Kai es desvergonzado, muy amigo de sus amigos, siempre listo para ayudar y de buen humor constante.

Quien lo conoce sabe que tiene un gran corazón, pero quien no lo conoce piensa que no es más que un espíritu abandonado al azar.

Kai sueña con vivir de su arte y no cree demasiado en el amor. Vive sin demasiados planes ni preocupaciones y trabaja medio turno en el único bar del pueblo que está abierto todo el año para poder pagar sus facturas.

Le gusta componer canciones, tocar la guitarra y salir a pasear por la playa con Iris, su perro.

Todo lo que lo ha llevado a Sigi ha sido lo correcto, pero eso no significa que no odie el recordar su pasado o de donde viene.

Nunca se presenta con su apellido porque lo detesta.

Hace más de 15 años que su vida cambió completamente de la noche a la mañana. Pero, de eso, él no habla.

Le cuesta muchísimo abrirse en canal y mostrarse a otras personas como realmente es. Por eso le cuesta menos estar siempre de buen humor.

Cuando Kai conoce a Sláine, todo lo que sabe de sí mismo hasta ese momento será puesto en el ruedo y tendrá que tomar decisiones para las que nunca había creído estar preparado.

 

Recuerda que puedes acceder a la preventa y comprar tu libro en digital aquí.

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

Y recibe mi checklist exclusiva para una web correcta

¡Entre otras muchas cosas! Te escribo una vez a la semana hablándote sobre más temas interesantes sobre diseño web y con todo lo que crea que podrá ayudarte en tu productividad personal.

¡Ya me olvidaba! Además, te llevarás varios regalos gratis exclusivos para mis suscriptoras. Una vez suscrita te llegará un correo de bienvenida con un enlace y una contraseña. En la página de Recursos VIP encontrarás todos tus regalos.

Sé que eres una escritora muy ocupada, por eso me esfuerzo en que cada una de las newsletter puedan ser leídas en solo 5 minutos.

Por favor, selecciona la opción con la que quieres que me ponga en contacto contigo:

Puedes anular tu suscripción en cualquier momento haciendo click en el enlace en la parte inferior de mis correos.

Deja tu comentario

  1. Estoy contando los días para tener esa historia en mis manos. Tengo muchas expectativas puestas en ella y segurísima de que no me defraudará. 🙂